20160804_113544

Del Verde al Morado

Finalmente el calor nos dio una tregua y la media de 26-27 grados bajó hasta los 22 grados el 1 de Agosto. Las lluvias de esos días ayudaron a crear un ambiente más propicio de cara a la maduración. Por suerte, el granizo que no estaba invitado, no apareció por Finca la Hoya.
Es época de envero y las uvas tintan. Dejan de ser verdes y pasan a tonalidades rojas-azuladas, pasando por intermedias como rosas o morados claro. Es momento en el que los granos comienzan pierden su función clorofílica. Pasan a ser órganos de acumulación de sustancias propias de la uva, azucares, taninos, antocianos, ácidos orgánicos. Muy  necesarios para luego disfrutar de un buen vino.

El tiempo de envero dentro del viñedo es irregular e incluso lo es dentro del racimo, pudiendo llegar a tardar hasta dos semanas en producirse un cambio de color total entre el verde y el violáceo en una misma parcela.

Es la cuenta a cero de la maduración de la uva. A partir de ahora comienza un momento crucial de muestreos, pateos de campo y de catas de uvas para ver la evolución de estas y decidir el mejor momento para la vendimia, que aproximadamente será dentro de un mes y medio.

Mientras seguiremos atentos a la evolución de los parámetreos que determinarán la calidad de nuestras uvas, tales como azucares, acidez, PH y contenidos en sustancias polifenólicas. Vamos a ello ¡!!