20161030_163650-001

Colores otoñales

Es tiempo de hojas de otoño. El verde que caracterizaba la planta durante todo su periodo vegetativo, da paso a amarillos que van tornándose rojizos, ocres e incluso pardos de distintas tonalidades.El viñedo es ahora todo un espectáculo que nos brinda la naturaleza durante esta época.

Tras la vendimia, comienza el descanso. La vid adquiere un color Otoñal. Cada variedad colorea de forma distinta, incluso cada planta puede ir a un ritmo diferente a su compañeras de parcela. La paleta de colores de Otoño está servida para disfrutarla.

Con la bajada de las temperaturas la planta reduce su actividad metabólica. Los nutrientres se acumulan en la madera vieja con el fin de actuar como reservas en la brotación de la siguiente primavera. El agua existente en la cepa se va perdiendo poco a poco. Los pámpanos de aspecto verdáceo se convierten en sarmientos de aspecto leñoso. Las hojas pierden su función fotosintética y se van coloreando a tonos más oscuros a la vez que desaparece su aspecto erguido. Finalmente la unión de la hoja al sarmiento se debilita, perdiendo su función portante. Las hojas caen. El suelo es ahora una alfombra natural de hojarasca que con el tiempo y los laboreos volverá a formar parte de la materia orgánica disponible para la propia alimentación de la planta. El círculo se cierra.

Pronto veremos un viñedo de invierno, sin hojas, en modo de reposo vegetativo, descansando merecidamente. A la esperando un nueva primavera que le aporte temperatura y horas de luz para comenzar un nuevo ciclo. Pero antes deberemos actuar sobre la planta. Aprovechando su descanso  le ayudaremos por medio de la poda de invierno a equilibrar sus recursos y conducirla hacia una producción moderada y de calidad.

Hojas de Otoño