IMG_9624

Tiempo de descanso

Buenos días de invierno teórico. Los sarmientos de monastrell están algo estrañados, pues no hay manera que venga el frío. Al menos, la vid, aparentemente, sigue su ciclo bilógico y el pámpano de verano se ha convertido en sarmiento de invierno. La estructura de soporte de racimos, hojas y zarzillos ha pasado del verde vegetativo al marrón leñoso.
Se ha producido la lignificacíon de las partes leñosas de la cepa.  Aprovecharemos estas semanas para realizar la poda, mediante la cual, dejaremos únicamente aquella parte del sarmiento que se encargará de dar vida de nuevo a la cepa en este año. Es una forma de dirigir la planta. Comenzamos a decidir sobre ella en función de la cantidad de racimos que queremos. Es cuestión principalmente de equilibrios entre producción vegetal, producción de uva y calidad de la misma.

Aunque otros parámetros , como la climatología, el suelo, la salud de la cepa, la variedad, la edad también entran en juego. Ese es el apasionante arte de la viticultura. Actuar sobre la cepa en función del vino que deseamos elaborar. Viticultura y Enología deben ir unidas necesariamente. La creación de un vino comienza en el campo y las decisones tomadas ahora serán vitales para la calidad del mismo.

Es tiempo de  descanso, de pausa, de espera. Las reservas acumuladas en los meses anteriores servirán como energía para los primeros estadios de la brotación y formación de nuevos pámpanos. Esta etapa de descanso debe estar marcada por las bajas temperatura. La planta necesita horas de frio para volver con fuerzas a crear vida. Seguro que esta irregularidad climatológica afectará al desarrollo de la planta durante los próximos meses. Esperemos que Febrero se vista de Invierno y atenúe esta anomalía.

Sarmientos de monastrell

Sarmientos de monastrell