Se coló en nuestra fiesta

El pasado sábado y sin invitación, una furiosa tormenta de verano se coló en nuestra fiesta. Poco pudimos hacer ante su COLÉRICA descarga de granizo. El domingo, todo en calma, evaluamos daños. Las heridas son considerables. Las frágiles bayas sólo pudieron defenderse tras el escudo del sistema foliar. Los racimos más expuestos están gravemente dañados, los menos, salvarán nuestra menguada cosecha. Sólo nos queda seguir trabajando fuerte mimar y cuidar más que nunca nuestras vides. Vamos a ello.